Interlude: Cuestión de abrir su casa a la máquina de Europa

ScreenshotPor regla general, desconfío de proyectos financiados por la Unión Europea, pero este detalle no conocía antes de aceptar mi participación. Después de ser ejecutado en Holanda, Noruega, Belgica y Alemania la máquina ahora llegó al culo de Europa, la hospedamos en Lisboa.

Tenemos una compañera de casa con la que nos cruzamos en la cocina y que estas ocasiones a veces menciona cosas de paso, como “ah, tenía una cosa que me gustaría de preguntarles, tengo amigos que hacen esta cosa de teatro en casas de personas, me preguntaron si queríamos participar y dije que en principio sí, sólo que naturalmente tendría que hablar con ustedes antes y bueno, si no tienen nada en contra, es una tarde solo, y van a limpiar todo. Y va a ser solo en un mes de aquí, algún día mediados de octubre”. Le dijimos que sí, claro, porque nos consideramos una casa muy abierta a posibilidades y libertades y no conseguimos decir que no y menos cuando alguien pregunta así con unos ojos que piden poder traer algo de cultura a casa.

Aceptamos también con un “ah, pero entonces, si ellos limpian la casa antes y después, entonces voto a favor”. Son estas las conversaciones que recuerdo tuvimos al respecto. Yo, personalmente estoy muy de acuerdo que el mundo necesita más teatro y más teatro improvisado, político, más popular, es decir en casas y menos en palcos carísimos reservados a los elites de la sociedad. Pero, igual cuando eramos anfitriones del festival de cultura local Condomínio, me gusta mucho el concepto, que es una cosa teórica y en la practica después acontece que siento la necesidad de desaparecer, fugir y aguardar en el café al pie de mi casa o gruñir una expresión de disgusto y quejarme expresivamente una vez que pasó todo.

P1030664El día llegó de sorpresa, nadie lo esperaba ya, porque las cosas decididas hay más de un mes atrás son surreales, raramente recordamos que nos afectan en el día-día que creemos vivir en el instante.

Hasta el último día tampoco sabía de que se trataba, sólo que era interactivo y que se cocinaba una torta, me imaginaba una discusión donde envolvían el público también, pero no me hacía mucha idea. Tampoco pregunté. Y efectivamente mis compañeros de casa se responsabilizaron y limpiaron todo tan a fondo, como el edificio, que es de los años 40 nunca ha visto (sí, también detrás y debajo del fogón).

Cuando nos dijeron que nos darán sólo dos entradas gratis (y ahora somos 7, algunos días, dependiendo del tiempo que haga, 9) yo y mis compañeros nos divertimos haciendo chistes, “y si quiero ir a la cocina a buscar un vaso de agua, me cobran?”, “si vas al baño y logras oír parte del espectáculo, pagas 5 euros” ,..

Cuatro de mis compañeros de casa dijeron que no, rotundamente, que no les gusta el teatro en general y menos van a pagar para tenerlo en sus casa. Yo entendía a las dos partidos, por un lado todo teatro tiene expensas y me gusta el teatro municipal Maria Matos que fue quien organizó el evento, pero cobrar para ver como usan tu cocina, pff, pará un poco.

Recién en el último día supe que se trataba de un juego y de “Europa” y se me despertaron prejuicios y miedos varios. Pensaba que era como estos juegos que las fuerzas armadas (son ellos que compraron todos los derechos) juegan en las escuelas de Alemania desde los años 80 (El concepto se llama POL&IS, política y seguridad internacional) y donde se reparten roles como presidente, ministros, secretario general de la ONU, FMI, prensa mundial, y se juega una simulación de política internacional que dura entre 2 y 5 días enteros que debate acontecimientos sociales lidiando con diversos factores económicos y ecológicos y en el cual se supone que los alumnos aprenden de política decidiendo, colaborando, entrando en conflicto. Estos juegos son fuertemente criticados por ONGs pacifistas y también desde las ciencias políticas, ya que para los alumnos y profesores es obligatorio participar (si lo decide el director) e intervenciones militares están presentadas como opción viable de resolución de conflictos, y por ser Neorealista (un modelo de percibir las relaciones internacionales en la que la política exterior se considera independiente de la política interior, cosa que justamente en cuestiones de guerra y paz no tiene mucho sentido). También con nuestra iniciativa en la universidad queremos vetar la entrada de los milicos en instituciones educativos y con menores de edad en colaboración con asociaciones de padres.

Screenshot-2Pronto, llegué a casa, me senté en la mesa donde los otros 14 jugadores de los cuales no sé si alguien era actor y dos instructores ya habían comenzado. En un mantel con las fronteras de Europa nos pidieron marcar y conectar puntos de nacimiento, residencia y interés. En el centro de la mesa había una máquina curiosa que emitía sonidos, tenía botones rojos y verdes y además escupía desde un rollo papeles del estilo de recibos de supermercado con instrucciones para nosotros.

Para hacerlo corto: me aburrí a morir. Miraba constantemente el reloj y meditaba si era muy maleducado levantarse e irse. Respondimos preguntas como “Quien tiene miedo del futuro?”, “Cuántas personas viven en esta casa?”, “del 1 a 5, te consideras una persona solidaria”, “cuanto dinero tenes en el bolsillo?”. A base de esto el computador nos reunía en equipos. Nos dieron también tablets o iphones o mierdas así en donde apretar botones. Yo fui la única sin equipo, eramos un número desigual y según el computador no combinaba con nadie. Y eso que hice un esfuerzo de participar de verdad, darle una oportunidad, por el bien de la paz de nuestra casa.

Después había más preguntas, algunas pocas eran de naturaleza política, como por ejemplo te pedían estimar cuanto dinero compone el budget de la UE por persona. Pero la gran mayoría eran cosas arbitrarias, sin sentido porque las preguntas eran demasiado cortas y cada vez que me abstuve me quitaron puntos. Había que esconderse bajo la mesa, llamar a una persona en otra ciudad por celular (perdí puntos por no tener saldo) y preguntar a quien esta esta mirando en este momento.

Yo pensaba que tenia que formar alianzas y discutir dilemas, jugar roles, mentir y ver si eso ayudaba o no,.. etcétera. Me gusta la teoría y ciencia de juegos. Pero ahí tenía unas ganas inmensas de levantarme, gritar “esto es una mierda, yo quiero ir a la fiesta de mis vecinos y beber copas y no estar acá a contar como mis abuelos se conocían, me cago en Europa” o algo por el estilo, pero me contuve y me quedé callada.

Supuestamente, creo, que así se aprende sobre procesos y dinámicas de decisión de la UE (porque el voto de los que tenían más puntos pesaba más, o porque te das cuenta que una vez siendo un outsider, automáticamente quedas con menos y menos puntos), leímos el discurso de Churchill sobre Europa, pero después no se pasaba nada. Todos los puntos equivalían partes de una torta que se hacía mientras se jugaba. Y al final el uso de toda esa tecnología les sirve para hacer una especie de estadística inútil en su página web.

Nosotros teníamos quizás unos 28 años de promedio, juzgaría que si se elaborara un poco más las preguntas, podría ser una propuesta didáctica inocua e interesante para jóvenes de 12 años , pero así, fraquinho fraquinho. Tengo mejores cosas que hacer en mi tiempo libre y son gratis!

(y que en la programación dice que es para crianças e jovens sólo vi después, nadie me dijo)

Más info (y los contactos por si lo quieren traer a su cocina):

http://homevisiteurope.org

http://www.teatromariamatos.pt/pt/prog/criancas-e-jovens/20152016/europaemcasaadolescentes

Screenshot-1

Advertisements

One comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s